lunes, 12 de octubre de 2009

12 de octubre


Abrió el periódico por el final, como de costumbre. No era una persona a la que le gustase hacer las cosas de manera estipulada. Cogió el café y bebió un sorbo. Estaba caliente, negro y amargo. No le gustaba endulzar las cosas ni las situaciones y el café no tenía azúcar. Y miró al techo y sintió que se le escapaba la vida por la puerta. (Se había olvidado de cerrarla)

Todas las mañanas hacía exactamente lo mismo, y todavía no se había dado cuenta de que no era tan distinto al resto. Pipp lloraba por la vida que se le iba. Y Casandra seguía en su casa sola. Y fuera empezó a llover.

2 comentarios:

Lilee dijo...

cool header! your blog is full of beautiful photos, me like!

Lorraine dijo...

Mi padre también empieza el periódico por el final, por costumbre.
Me encantan los Parises para dos!
Un besito!