domingo, 18 de enero de 2009

18 de enero


Y dejo caer el agua de la ducha sobre mi cara, y empiezo a notar cómo me pesa el pelo, empapado.

A veces me da la impresión de que las cosas se piensan mejor en la ducha. No sé si es porque con el vapor fluyen más rápidamente las sensaciones. O los pensamientos.


Solo sé que me dejé caer. No aguanté con el peso del agua. O del remordimieto. Y me deshice. Me desintegré en pequeñas gotas que caen de un grifo. Y mientras sentía como salía de mí mi última esencia me sentí viva de nuevo. Y quise volver. Pero a veces, rehacer lo deshecho no es posible. O factible. O correcto.

Ya me había ido. ¿Para qué regresar?

3 comentarios:

Coco dijo...

para que yo te lea :)

Albademadrugada dijo...

(y yo :P)
para vivir, que tópico verdad, pero que chachi :DD (ahora en serio, me encanta tu blog *_*)
besiitoo :)

Dara Scully dijo...

Para intentarlo de nuevo. ¿Te parece poco?


Un miau