lunes, 2 de febrero de 2009

2 de febrero







Muérdete la lengua hasta sangrar.
Cierra los ojos con fuerza, hasta que te duela.
Llora, grita, rómpete en mil.
Aprieta los puños.
Deshazte.
Pero no,
no lo digas.
No digas que esto es un final.



7 comentarios:

Beatrizl10 dijo...

A cada final le corresponde un nuevo principio...
No hay que temer a los cambios.
Un abrazo.

Nico. dijo...

Porque si lo dices, será de verdad.

Albademadrugada dijo...

rómpete en mil pedacitos, y regálame uno, antes de que te marches.

besito grandee :)

YLM-SPAIN dijo...

Todo tiene fin... y tras llegar al final de un sitio llegamos al principio de otro ;-)
Aunque a veces duela tanto

Quijo dijo...

A veces es mejor decirlo...porque si dejas pasar el tiempo,...siempre duele más...Un abrazo!

AAN dijo...

Y si cierras fuerte fuerte los ojos, nada habrá ocurrido y harás que las agujas del reloj giren hacia atrás...

Paula dijo...

Muerde tu lengua, yo la sanaré.
Cierra los ojos, piensa en mí.
Llora, grita, rómpete, aprieta tus puños, deshazte. Tan solo hazme saber que no todo está perdido.

Un saludo,
;)