viernes, 20 de febrero de 2009

20 de febrero


Cuando Marissa se dió la vuelta y comenzó a caminar en dirección contraria a la de Pete tuvo la intuición de que no era un final cerrado. Por mucho que tuviese la sensación de que una angustia extraña le aprisionaba el pecho.

Y un recuerdo le volvió a la cabeza y le inundó el corazón, las ganas y el alma.

Y entonces comenzó a correr.

Si el recuerdo persistía, llegaría más rápido...

11 comentarios:

aLba (*) dijo...

el recuerdo persiste durante mucho tiempo..

Calypso dijo...

El problema es que por mucho que se corra, el recuerdo va con uno. Gran error pensar que el pasado puede dejarse atrás,porque el pasado es parte de lo que somos y siempre lo será.


Un abrazo!

Sta Dalloway dijo...

ya estoy aqui.
sabes quien soy?
te quiero

Espérame en Siberia dijo...

Muy al estilo de Eterno resplandor =D

Coco dijo...

espero que el recuerdo nunca la abandone :)

un besito

Paula dijo...

Y...,
¿a dónde llegaría?.

Dara Scully dijo...

Le ganaría la carrera, seguro.


Un miau veloz

iris dijo...

ah thank you so much for your sweet comment! this photograph is gorgeous!

Betsey dijo...

thank you SO much for your amazingly sweet comment. it means so much to me :)

Fidel dijo...

Me ha gustado mucho tu blog. Un abrazo!

Camaleona dijo...

Y correr, y llegar... ¿le liberaría la presión del pecho?